Hechizos para Protegerse de la Envidia



Algunas veces nos encontramos con personas que no nos desean lo mejor o que simplemente no emiten energías positivas que nos impulsen hacia adelante, y por ello es necesario hacer una limpieza y mantener solo a personas que nos van a desear bien.



Existen muchas maneras para alejar la envidia y la mala suerte de nuestras vidas, como lo son las oraciones, los amuletos o los hechizos. En este caso te daremos los hechizos más efectivos para que logres protegerte de la envidia y alejar a las personas negativas de tu vida.

Hechizo para alejar la envidia del hogar

Si sientes que tienes energías negativas en tu casa y no quieres que contamine a los tuyos o los perjudique, este hechizo es especial pues hará una limpieza total y te mantendrá a salvo de cualquier deseo de mal.

Materiales

  • 1 envase de vidrio
  • un puño de sal
  • 1 vela blanca
  • 1 vela verde
  • incienso de jazmín
  • un trozo de papel
  • un bolígrafo rojo.

Pasos a seguir

  1. Entra en un estado de calma, de paz y de tranquilidad. Siente cómo cada parte de tu cuerpo se relaja, cierra los ojos y respira profundamente. Piensa en buenos deseos y en cosas alegres y no dejes que nada te distraiga de tu tarea.
  2. Comienza situando el envase de vidrio en medio de la superficie en la que vas a trabajar, y ahí vierte el puño de sal. Pon las dos velas en frente, una al lado de la otra. Toma el trozo de papel y en el escribe “con este hechizo limpio mi hogar y la alejo de cualquiera que me quiera hacer mal”; y déjalo en frente de las velas.
  3. Toma el incienso y enciéndelo junto a las dos velas, y di las palabras que están escritas en el trozo de papel, y pasea por toda la casa con el incienso en la mano para que todo el hogar se impregne de él; terminarás de hacerlo cuando el incienso se consuma por completo.
  4. Una vez que el incienso haya consumido en su totalidad, toma el trozo de papel, repite las palabras que ahí dice y quémalo con las velas. Cuando hayas terminado di “este hechizo se hará realidad porque así lo creo y porque así será”, y apágalas.
  5. Asegúrate de limpiar todo muy bien, y de haber eliminado cualquier residuo que pudo haber quedado.

Hechizo para alejar la envidia del trabajo

Michas veces nos va tan bien en nuestro aspecto profesional, que no nos damos cuenta de las personas deseando que no nos vaya tan bien como nos está yendo, y este hechizo es especial para alejar y neutralizar esos malos pensamientos.

Materiales

Para este hechizo necesitarás un jarrón, un puñado de sal, un puñado de arroz, una vela verde, una vela blanca, un incienso de rosas, un trozo de papel y un bolígrafo del color que desees.

Pasos a seguir

  1. Como siempre, comienza entrando en un momento de calma y de tranquilidad; te puedes ayudar cerrando los ojos y respirando profundamente si lo deseas. Piensa en cosas alegres y no dejes que nada te distraiga de lo que estás haciendo, concéntrate en relajarte.
  2. En un rincón de tu oficina, pon el jarrón y adentro vierte el arroz y la sal, en frente sitúa las dos velas y enciéndelas. Pende el incienso con la llama de las velas y déjalo que se consuma de manera horizontal sobre el jarrón (cuidado con cualquier papel que esté alrededor). Escribe en el trozo de papel “con este hechizo me protejo de la envidia y de los malos deseos en el trabajo, y me condeno al éxito y a la prosperidad”.
  3. Espera a que el incienso se consuma por completo, cuando eso pase, repite las palabras que están en el trozo de papel y quémalo con la llama de la vela.
  4. Cuando todo haya terminado, di “este hechizo se hará realidad porque así lo creo y porque así será, y apaga las velas”.
  5. Para culminar, limpia muy bien la zona en la que trabajaste y asegúrate de haber eliminado cualquier residuo restante.

Hechizo para protegerse de la envidia con limones

Al igual que la sal, los limones limpian y purifican aquello que tocan, es por eso que en este hechizo la tarea especial de ellos es limpiar tu entorno y purificarlo de cualquier persona a tu alrededor que no te desee bien.

Materiales

Para este hechizo necesitarás tres limones cortados en mitades, un puñado de sal, un envase de vidrio, un trozo de papel y un bolígrafo rojo.

Pasos a seguir

  1. Comienza cerrando los ojos y respirando profundamente, siente cómo cada parte de tu cuerpo se relaja poco a poco y entras en una completa paz. Piensa en buenos deseos y en energías positivas y no te desenfoques de ello.
  2. En el envase de vidrio, acomoda los limones de manera que a todos estén cubiertos por una capa de sal. Toma el trozo de papel y escribe “con este hechizo me cubro de la protección divina y alejo a cualquier envida que me pueda afectar”, y déjalo en frente del envase.
  3. Deja que pase el tiempo y repite tres veces las palabras escritas, y una vez hagas hecho eso, quema el trozo de papel. Espera a que la sal termine de hacer todos los efectos químicos.
  4. Cuando hayas terminado con eso, acércate y di “este hechizo se hará realidad porque así lo creo y porque así será”.
  5. Para terminar, limpia muy bien la superficie en la que trabajaste y sus alrededores, y elimina cualquier residuo restaste.

Hechizo para protegerse de la envidia con sal

Como lo dijimos en los hechizos anteriores, la sal ayuda a limpiar el entorno y a eliminar las malas energías y los malos deseos que pueden estar a tu alrededor. Es por eso que este hechizo es especial y uno de los más sencillos.

Materiales

En este hechizo solo necesitarás un envase de vidrio, una vela amarilla y un puñado de sal.

Pasos a seguir

  1. Comienza respirando profundamente, y si quieres, ayúdate cerrando los ojos para que no te distraigas de ello. Piensa en buenos deseos y en energías positivas, entra en calma y en tranquilidad. Siente cómo tus músculos se relajan y tu corazón se comienza a desagitar.
  2. En el envase de vidrio añade el puñado de sal, y en medio de eso pon la vela y enciéndela mientras dices “oh sagrado hechizo, aleja a quien me quiere mal y atrae a quién me desea bien”. Espera un rato y observa cómo la vela se consume lentamente y luego repite las palabras. Sigue esperando una tercera vez y repite lo mismo.
  3. Una vez que todo haya culminado, acércate y di “este hechizo se hará realidad porque así lo creo y porque así será” y apaga las velas.
  4. Para finalizar, limpia muy bien la zona en la que trabajaste y asegúrate de eliminar cualquier residuo que haya quedado.

Hechizo para protegerse de la envidia con velas

Las velas son los ingredientes más comunes de los hechizos y por una evidente razón: son los más efectivos. Las velas tienen la reputación de conceder deseos, pero además de eso, tienen una esencia, olor y color particular que ayuda dependiendo de la situación.

Materiales

Para este deseo vas a necesitar tres velas amarillas, tres velas verdes, un trozo de papel y un bolígrafo rojo.

Pasos a seguir

  1. Como siempre, comienza entrando en un estado completo de paz; siente cómo tus músculos se relajan poco a poco, y cada vez que inspiras aire respiras buenas energías, y cada vez que expiras, botas malas vibras. Cierra los ojos y respira profundamente, concéntrate en pensamientos positivos.
  2. Intercala las velas y acomódalas en forma de triángulo: tres en la base, luego dos y una en la punta y enciéndelas. Escribe en el trozo de papel “este sagrado hechizo alejará a lo malo y atraerá lo bueno, me protegerá de la envidia y revertirá el efecto” y déjalo en frente de las velas.
  3. Repite las palabras escritas en el papel varias veces, repite este proceso constantemente. Cuando ya creas que sea suficiente, repítelas una última vez y quema el trozo de papel.
  4. Cuando todo haya terminado, acércate y di “este hechizo se hará realidad porque así lo creo y porque así será”. Y apaga las velas
  5. Y como último paso, limpia muy bien la zona en la que trabajaste, y asegúrate de haber eliminado cualquier residuo restante.

Estos hechizos están hechos con magia blanca, que es aquella que aleja malos pensamientos, deseos negativos, maleficios y conjuros; en pocas palabras, buscan hacer el bien a las personas y aleja cualquier mal efecto.

 

HECHIZOS RELACIONADOS